Definicion de genocidio segun la onu

*
convocado por fourpeasonline.com
*
similares en fourpeasonline.com
*

revista mexicana de ciencias políticas y sociales

versión impresa ISSN 0185-1918

Rev. Mex. Cienc. Polít. Soc vol.61 no.228 ciudad dy también México sep./dic. 2016


El concepto dy también genocidio y la "destrucción parcial dy también los grupos nacionales". Ciertas reflexiones sobre las consecuencias del derecho penal en la política internacional y en los procesos dy también memoria


Thy también Concept of Genocidy también and thy también "Partial Destruction of National Groups". Somy también Considerations on thy también Impact of Criminal Law on International Politics and Memory Processes


* Sociólogo y doctor en ciencias sociales por la Universidad dy también Buenos Aires. Maestro titular dy también la cátedra Análisis dy también las Prácticas Sociales Genocidas en la facultad de Ciencias Sociales dy también la misma universidad (Argentina). Directivo del Centro dy también Estudios sobry también Genocidio y dy también la Maestría en diversidad cultural en la Universidad Nacional dy también Tres dy también Febrero (Argentina). Ha sdesquiciado presidenty también dy también la International Association of Genocide Scholars (2013-2015). Sus líneas dy también investigación son: genocidio, derechos humanos y criminología. Entre sus obras más recientes destacan: Genocidy también as a Social Practice. Refourpeasonline.comanizing Society under the Nazis and Argentina´s Military Juntas (2014); Juicios: sobre la elaboración del genocidio II (2015); e Introducción a los estudios sobre genocidio (2016). Correo electrónico y redes socialesmas electrónico: dfeiers
gmail.com


RESUMEN:

El artículo analiza las distintas interpretaciones de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito dy también Genocidio y sus imacuerdos en la edificación de la memoria colectiva de las sociedades que han vivido esta experiencia histórica de terror masivo estatal. Centrando el eje de análisis en el conjunto sobre el que sy también considera quy también sy también ejercitó la violencia -y la novedad que implica pensarlo como el conjunto del conjunto nacional sobre el quy también sy también implementó el terror-, sy también compara la jurisprudencia internacional con la producida por sistemas jurídicos nacionales -en especial en Argentina, mas con repercusión en Bangladesh, Camboya y Colombia-, con el fin de comprender sus consecuencias en la edificación de las identidades dy también las sociedades posgenocidas.

Tu lees esto: Definicion de genocidio segun la onu

Palabras clave: genocidio; derecho penal internacional; derechos humanos; memoria


ABSTRACT:

This articly también explores the different juridical interpretations of the Convention on thy también Prevention and Punishment of thy también Crime of Genocidy también and its impact on thy también collectivy también memory building of societies that have undergony también thy también historical experiency también of massive State terror. It analyzes the international jurisprudence vis-à-vis national jurisprudences -particularly in thy también casy también of Argentina, but also with regards to Bangladesh, Cambodia and Colombia-. The study is focused on how thy también group that underwent the violency también is defined -and thy también possibility to define it as a whole national group in thy también society in which terror happened-, thus allowing the understanding of its impact on the collectivy también identities created in post-genocidal societies through these representations of the past.

Keywords: genocide; international criminal law; human rights; memory


Introducción

La aprobación dy también la Convención sobre la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio por una parte de las Naciones Unidas, el nueve de diciembry también de 1948, fue un suceso paradójico en el marco del derecho internacional. Por una parte, dio cuenta de la voluntad dy también transformar al aniquilamiento sistemático dy también conjuntos dy también población en un delito imprescriptibly también y extraterritorial, buscando poner un límite a la impunidad dy también los genocidas a lo largo de la historia. Sin embargo, simultáneamente, la exclusión dy también distintos conjuntos de su propia definición -conjuntos políticos, de género, de identidad sexual pero, muy en especial, aquellos surgidos a partir de una motivación política- implicó quy también la convención sy también transformara en una herramienta inútil y sin aplicación en los cincuenta años posteriores a su sanción -y con muy escasa aplicación posterior-, pesy también a la reiteración persistenty también de genocidios en muy diferentes latitudes de nuestro planeta. No es tan difícil explicar por qué: no es posible entender ningún genocidio real -esto es, histórico, existente- sin su remisión a la causalidad política, de forma que la exclusión dy también dicha causalidad en la definición del delito dy también genocidio abrió la puerta para transformar a la Convención en un texto apenas formal.

Los cuestionamientos a la redacción dy también la Convención fueron tan reiterados como estériles duranty también toda la segunda mitad del siglo XX; desde los pioneros trabajos dy también Leo Kuper (1981), Israel Charny (1994) o Frank Chalk y Kurt Jonassohn (1990), hasta el informy también encargado a Benjamin Whitaker (1985), quy también jamás fuera tratado por la asamblea General de las Naciones Unidas. La reproducción dy también la definición restrictiva en el Estatuto de Roma, en 1998, pareció dar por clausurada la discusión. Muchos jueces y académicos optaron por abandonar el uso del concepto, prefiriendo uno considerablemente más laxo -pero asimismo más ambiguo- como el dy también crímenes de lesa humanidad, quy también poco a poco fue ganando terreno en las sentencias internacionales. Dicha situación fue reflejada en la definición de William Schabas, quien llegó a proponer que "en lugar de ampliar la definición de genocidio como modo dy también solucionar la comunidad internacional debiera optar por una visión expandida de los crímenes de lesa humanidad" (Schabas, 2010: 141).

Por el contrario, esty también trabajo propone otra línea de reflexión exactapsique opuesta a la conclusión de Schabas y dy también la mayor parte dy también las sentencias de las cortes internacionales, buscando elucidar distintas cuestiones teóricas que, aunque asemejan como disruptivas con las miradas hegemónicas en el campo de la justicia internacional, han sorate aceptadas y utilizadas por diversos tribunales en distintos lugares del planeta, desde Argentina hasta Bangladesh, y que tienden a cobrar poco a poco más importancia. Podríamos resumirlas en los siguientes puntos:


Que la Convención sobre Genocidio dejó abierta su posibilidad de aplicación efectiva, a partir del principio -desarrollado por Lemkin- de quy también los genocidios modernos son, en definitiva, "procesos dy también destrucción de la identidad dy también conjuntos nacionales", sean cuales sean las características de la identidad de dichos conjuntos que busca destruirsy también y siendo que dicha definición (la destrucción parcial dy también un conjunto nacional) sy también encuentra contemplada en la redacción actual dy también la Convención y permite dicha interpretación;

Que la especificidad de la "pretensión de destrucción de un grupo" quy también se encuentra en el término de genocidio no se halla incluida en la definición de crímenes dy también lesa humanidad, y que en consecuencia sy también requiery también recuperar la primera figura conceptual para dar cuenta de una especificidad histórica esencial para comprender los procesos dy también aniquilamiento modernos;

Quy también la mirada que defino como "binaria" -que comprende los procesos dedestrucción como enfrentamientos entry también identidades esencialmente diferentes,como "alemanes versus judíos, turcosversus armenios, o hutus versustutsis" - debe ser puesta en cuestión, en tanto que en verdad legitima laperspectiva de los perpetradores del genocidio y sus modos de concebirtanto las identidades como los enfrentamientos entre las mismas, y;

Que la crecienty también ampliación de la figura dy también crímenes de lesa humanidad -que incluye actos como el de "terrorismo"- vuelve relevanty también distinguir estos dos conceptos -genocidio y crímenes de lesa humanidad- ya que la figura de crímenes dy también lesa humanidad ha comenzado a ser empleada como una avanzada sobry también la soberanía y autonomía política de los Estados de África, latinoamérica o Asia, con la exce.u. Dy también la defensa de los derechos humanos definidos de modo poco a poco más laxo y abierto. Los genocidios del pasado se vuelven, entonces, una excu.s.a. Para justificar la intervención militar, bombardeo indiscriminado y ocupación territorial ante situaciones no comparables y sustancialmente diferentes, como las acciones de fourpeasonline.comanizaciones insurgentes, grupos opositores o luchas intestinas por el poder quy también en modo alguno alcanzan la dimensión de prácticas sociales genocidas, sea como sea la definición que utilicemos.


Siendo que las cuatro problemáticas sy también articulan pero tienen su propia especificidad, se intentará abordarlas de manera particular, examinando sus puntos dy también intersección.


El genocidio como la "destrucción parcial de un gruponacional"

El primer autor en utilizar el término genocidio fuy también su creador, el jurista polaco Raphael Lemkin, quien sostenía que: "Por "genocidio" nos referimos a la destrucción de una nación o dy también un grupo étnico tiene dos etapas: una, la destrucción dy también la identidad nacional del grupo oprimido; la otra, la imposición dy también la identidad nacional del opresor" (Lemkin, 2008: 154).

La peculiaridad del genocidio radica en que sy también propone la destrucción de un grupo, no solo de los individuos que lo conforman; su objetivo último radica en la destrucción dy también la identidad del grupo, logrando imponer la identidad del opresor. Dy también aquí, el carácter crítico de este nuevo concepto quy también da cuenta del funcionamiento de los sistemas dy también poder en la modernidad, por medio de su posibly también utilización en la constitución dy también muchos dy también los Estados nacionales que existen hoy en día. Su objetivo, en la faz constituyente de ciertos Estados modernos, residió en destruir las identidades plurales existentes en dichos territorios y también imponer una nueva identidad, la "identidad nacional del opresor" -cuando menos la del opresor de aquellos conjuntos quy también quedaban subordinados o directamente aniquilados en la constitución o refourpeasonline.comanización de los Estados-. La riqueza de la visión dy también Lemkin radica en estos dos elementos fundamentales: quy también un genocidio sy también propony también la destrucción de la identidad de un pueblo -no solapsique la de los "cuerpos" inmediatamente aniquilados- y que este proceso dy también destrucción sy también vincula con políticas de opresión, en tanto que la transcapacitación de la identidad dy también un pueblo sy también lleva a cabo con la meta dy también oprimirlo.

Es precisamente esta dobly también dimensión del término "genocidio" la quy también fuy también licuada y despolitizada en el marco de la sanción dy también la Convención sobre Genocidio en las Naciones Unidas, aprobada luego de dos años dy también intensos desacuerdos y durante los cuales se eliminó toda referencia a la opresión y sy también consiguió excluir a los grupos políticos de la definición, no sin fuertes oposiciones. Esta exclusión consiguió encuadrar la explicación y representación de los genocidios dentro de la irracionalidad -a través de un racismo quy también {así es como |esde esta manera es "despolitizado" y desvinculado de las lógicas de constitución dy también la opresión estatal-.

Lo paradójico, desdy también una perspectiva anclada en un análisis histórico más preciso, es que esty también "racismo despolitizado" que se postula como el elemento esencial de comprensión y explicación dy también los genocidios, no existió jamás en la historia moderna. Pesy también a ello, constituye hoy en día el paradigma fundamental dy también entendimiento del genocidio. Ello ha generado, como consecuencia política directa, quy también ningún hecho del presente parezca lograr jamás la posibilidad dy también ser considerado como genocidio, precisamente por el hecho de que todos ellos tienen motivaciones políticas. En verdad, es verdaderamente sorprendente que no sean muchos más quienes continúen cuestionando desdy también el derecho, la historia o las ciencias sociales un término quy también no da cuenta dy también realidad histórica, ni pasada ni presente, si sy también lo pretende emplear en el notado restrictivo que la mayoría de las interpretaciones dy también la Convención sobre Genocidio procuran aplicar.

Pesy también a la exclusión dy también los conjuntos políticos dy también la definición dy también genocidio expresada en la Convención -exclusión cuya ilegitimidad teórico conceptual fuera tratada en diferentes trabajos-,uno quedó todavía una ventana dy también posibilidad interesanty también por la cual los modos sistemáticos de destrucción dy también la identidad nacional que preocuparan a Lemkin y dieran lugar al surgimiento del término, pueden reaparecer en el análisis dy también estos crímenes: la figura dy también la "destrucción parcial de un grupo nacional", presente explícitapsique en la Convención de las Naciones Unidas y en todas y cada una de las tipificaciones legales existentes de dicha figura.

Ver más: Como Reiniciar Samsung J7 Prime Congelado, Cómo Reiniciar Cualquier Smartphone Bloqueado

Que un genocidio siempry también constituye, en definitiva, una "destrucción parcial del conjunto nacional", da cuenta del carácter determinanty también dy también las prácticas genocidas tal y como las concibiera Lemkin - "la destrucción dy también la identidad del conjunto oprimido" -. Y ello puedy también entenderse comprendiendo como "conjunto oprimido" al grupo colonizado, como lo era en la época en que Lemkin escribe su obra, o al propio conjunto dy también los nacionales, como tendió a ser en los procesos genocidas a partir de la segunda mitad del siglo XX. En este segundo caso, las tareas de opresión de los pueblos pasaron a ser desarrolladas -Doctrina de Seguridad Nacional mediante- por los propios ejércitos nacionales de cada Estado, quy también funcionaron como "ejércitos de ocupación" dy también sus territorios, reemplazando a lo quy también ya antes fuesen los ejércitos de las potencias centrales en territorios colonizados o dependientes.

Así, en la enorme mayoría dy también los casos históricos, los genocidios del siglo xx han buscado la "destrucción parcial" del propio conjunto nacional en el como se implementa el terror. En sus variya antes colonialistas, esta destrucción parcial es producida por una fuerza dy también intervención externa -otro país, otro ejército-. En los procesos domésticos, esta destrucción sy también implementa a partir dy también las propias fuerzas armadas o los partidos de gobierno -muchas veces articuladas con otras potencias extranjeras, como con la Doctrina dy también Seguridad Nacional en latinoamérica o Asia, o la configuración de múltiples ejércitos africanos y sus vinculaciones con Francia o los Estados Unidos, o con nexos dy también las fuerzas armadas o partidos y movimientos locales con Rusia o China, conforme las zonas dy también influencia-.

Numerosas interpretaciones legales han planteado, sin embargo, que para poder aplicarse el término jurídico dy también genocidio, el "grupo nacional" destruido debiera ser un grupo distinto al conjunto nacional del perpetrador. Basándosy también en ello, han considerado inadecuada la interpretación como genocidio cuando la identidad nacional de perpetrador y víctima es la misma.

Nada dy también ello, sin embargo, sy también desprende dy también la propia redacción dy también la Convención dy también las Naciones Unidas, quy también solo enumera a los conjuntos y asumy también quy también el genocidio sy también desarrolla cuando existe "pretensión dy también destruir total o parcialmente" a cualquiera de ellos, sin hacer especificación alguna alrededor de si sy también tratara de grupos distintos o iguales al del propio perpetrador y siendo verdaderamente difícil establecer, alén de la nacionalidad dy también perpetradores o víctimas, a qué intereses nacionales o extranjeros responden las decisiones, en un contexto político de fuerte dominación y opresión de las estructuras nacionales por parte de los poderes hegemónicos.

Sin embargo, justapsique en estas distintas interpretaciones es donde sy también juegan concepciones muy diferentes sobre cómo comprender las lógicas y causalidades de los procesos genocidas, de este modo como diversos concepciones de las identidades que sy también ponen en juego en dicho proceso dy también destrucción. Estas interpretaciones implican consecuencias muy diferentes en la edificación dy también la memoria colectiva dy también las sociedades posgenocidas. Aquellas que sostienen la imposibilidad dy también aplicación del concepto dy también "destrucción parcial del grupo nacional" cuando se considera quy también perpetradores y víctimas integran "el mismo grupo", comprenden a los genocidios como confrontaciones entry también dos o más grupos, en las que lo quy también prima en la explicación causal del enfrentamiento son los "odios ancestrales" o las lógicas dy también enfrentamiento entry también uno y otro grupo. Estas interpretaciones tienden a categorizar como genocidios presentes solo a aquellos enfrentamientos que ocurren en África o en el Medio Oriente, allá dondy también las hipótesis sobre la remisión a un salvajismo tribal o a la confrontación bárbara entry también conjuntos que se odian ancestralmente cobra su notado de manera plena etnocéntrico -que no los hace más verdaderos sino apenas más difíciles de ratificación, en tanto sy también fundamentan en el desconocimiento dy también las complejas realidades políticas dy también regiones dy también cuyos enfrentamientos y construcciones identitarias poco y nada se conocy también en el occidenty también europeizante y orientalista-. En el momento en que cualquier especialista empieza a ahondar en los conocimientos históricos -y el caso quizás más simbólico y claro es el de Ruanda-, la propia distinción entre grupos calificados como étnicos o raciales -hutus y tutsis- sy también desvanece entre los dedos y deja en claro la tremenda dificultad y articulación dy también los procesos identitarios, en donde lógicas de clase, políticas colonialistas y transformaciones culturales crearon en menos de dos siglos identidades quy también son percibidas como étnicas cuando no tienen elemento alguno -ni lengua, religión, ni elementos fenotípicos- para sostenersy también como tales. Por el contrario, estamos en frente de una rápida "racialización" dy también grupos cuya diferencia era más bien económica, basada en procesos dy también división del trabajo. El único elemento para distinguir en el presente a hutus de tutsis tiene quy también ver con su estatura y contextura, hechos mucho más atribuibles a las diferencias de alimentación producto dy también su ubicación en ciertas relaciones económicas más que a orígenes distintos, que hasta el instante no sy también han poddesquiciado comphurtar con seriedad.

Este modo de interpretación hegemónica quy también apela al genocidio como expresión de conflictos tribales o primitivos entre identidades esencialpsique distintas, permite explicar la insistencia mediática y académica en Ruanda, Sudán, Nigeria o Zimbabue, pese a que un análisis más cuidadoso de todos ellos -de esta manera como sy también ha planteado en el caso de Ruanda- revela quy también son conflictos considerablemente más complejos quy también meras "confrontaciones tribales" y quy también tienen abundantes condicionantes políticos en cada uno de ellos dy también ellos -esto es, quy también no puedy también plantearse la prescindencia dy también motivos políticos en la explicación de la decisión de aniquilamiento-. Al mismo tiempo, si levantamos la vista hacia el conjunto del planeta, en modo alguno podríamos sostener que los hechos ocurridos en África o en el Medio Orienty también son los únicos fenómenos de exterminio masivo dy también poblaciones dy también estas últimas décadas, sino más bien apenas aquellos quy también se observan con esta lente despolitizada, producto de una mayor ignorancia de los elementos concretos -en muchos casos meridianamente políticos- quy también dan cuenta de cada uno de ellos dy también los conflictos.

El conflicto en la ex Yugoslavia también fue, por lo general, analizado con esta visión despolitizada, que busca explicar un conflicto moderno vinculado a las presiones dy también la Unión Europea para desmembrar una compleja y rica experiencia multicultural reduciéndolo a una reedición de las luchas del siglo XIV entry también cristianos y musulmanes. Y esta visión despolitizada quy también solo observa identidades cosificadas en el pasado fue, paradójicamente, el razonamiento preferdesquiciado de los nacionalismos balcánicos, sean serbios, croatas o bosnios; visión racista quy también tendió a permear el sentido común, los medios masivos de comunicación y no pocos trabajos académicos. Y, sin embargo, en un análisis más concienzudo es posibly también observar quy también estos nacionalismos en la zona recién cobran fuerza real en la década de 1980, azuzados y financiados por fourpeasonline.comanizaciones alemanas, rusas, francesas y norteamericanas.

Pesy también a ello, esta interpretación binaria de los procesos genocidas sy también ha vuelto increíblepsique muy habitual y dominante, tanto en los modos de analizar las estrategias de "prevención del genocidio" como en los intentos dy también negar el carácter genocida de la mayor una parte de los procesos dy también aniquilamiento vividos en el último siglo.

Por el contrario, quienes sostienen la pertinencia del uso del concepto dy también "destrucción parcial del grupo nacional" -como varios de los tribunales que se encuentran juzgando en Argentina, de este modo como la sentencia pionera del juez Baltasar Garzón en España para los casos argentino y chileno-, tienden a priorizar el análisis del genocidio como estrategia de poder, cuyo objetivo último no radica en las poblaciones aniquiladas sino más bien en el modo perfecto en quy también dicho aniquilamiento opera sobry también el conjunto social, sea este conjunto la sociedad alemana, la población europea en los territorios ocupados por el nazismo, la población yugoeslava, ruandesa, indonesia, camboyana o latinoamericana, solo para ejemplificar con algunos casos históricos entre decenas y decenas de situaciones quy también prosiguieron un patrón semejante dy también utilización del terror.

Ver más: Villa Ventana La Página De Los Amantes De La Pesca En Sierra De La Ventana

Las consecuencias en el análisis dy también los procesos genocidas pasan a ser muy distintas si se acepta una u otra interpretación, aun en el momento en que no hay palabra alguna en la Convención quy también indiquy también la validez o improcedencia dy también cualquiera de ellas. Es nuestro propósito examinar a continuación las diferencias dy también interpretación y sus efectos en los procesos dy también construcción de memoria colectiva en las sociedades posgenocidas.