EL FIN DE LA HISTORIA FUKUYAMA

El libro más polémico, el más criticado, el más vilipendiado... ¿Qué queda de sus osadas predicciones tres décadas más tarde?


Tu lees esto: El fin de la historia fukuyama

*
*
*
*
*

Ver más: Volver Al Futuro 2 Español Latino, Ver Volver Al Futuro 2 Online Latino

Explosión del segundo aeroplano contra las Torres Gemelas, el 1uno dy también septiembre de 2001 (Foto: Wikimedia Commons)

Tras la publicación del libro las críticas aumentaron, lo que en cierta medida fue un reconocimiento de la impresionante relevancia que la idea había ido cobrando. Alén de la caída del comunismo en Europa del Este, afirmaron muchos críticos, sucesos siguientes probaron quy también la historia seguía en marcha: el ataque contra las Torres Gemelas y la siguiente y fracasada guerra dy también Irak eran la prueba dy también que una parte del mundo jamás aceptaría la democracia liberal de origen occidental como sistema político, la crisis financiera demostraba más bien su descalabro absoluto, las desigualdades crecientes y el apogeo del populismo demostraban quy también era absurdo creer quy también el sistema era estable y sería duradero.


Ver más: Cáncer Vías Biliares Esperanza De Vida, Esperanza Contra El Colangiocarcinoma

El ataque contra las Torres Gemelas y laguerra dy también Irak eran la prueba dy también quy también parte del mundo jamás aceptaría la democracia liberal occidental

Todas estas críticas podían tener cierto sentido. El mayor fallo del artículo, con todo, demostró ser la fallida interpretación dy también la evolución del comunismo chino de Fukuyama –un error compartorate por casi todo el mundo en aquel entonces–. “hoy día hay más de veinty también mil estudiantes chinos en estados unidos y otros países occidentales, casi todos ellos hijos de miembros de la élite china –decía–. Resulta difícil pensar que una vez que vuelvan a casa para gobernar el país se contentarán con quy también China sea la única nación asiática quy también no se ha visto perjudicada por la gran tendencia democratizadora”. pero eso es exactamente lo quy también ha pasado.

Vigencia y tristeza

más allá de este error, el artículo de Fukuyama sigue teniendo una vigencia asombrosa. Pueden comprobarlo leyéndolo en la recienty también edición dy también alianza Editorial, quy también reúne ese y otros ensayos suyos sobry también el tema en un volumen muy manejable, "¿El fin dy también la historia? y otros ensayos". Curiosamente, el libro subsiguiente, "El fin dy también la historia y el último hombre" no está disponible en castellano, mas hay una vieja edición de Planeta de los años noventa. Aunque lo cierto es que las cincuenta páginas del artículo original bastan para hacerse una idea clara dy también la pretensión de Fukuyama y solo los muy entusiastas necesitarán leer el libro que, en mi edición en inglés, tieny también 43dos páginas.

En la era posthistórica no habrá ni arty también ni filosofía, solo la perpetua conservación del museo dy también la historia humana

“El fin dy también la historia va a ser un tiempo muy triste –concluía Fukuyama–. La lucha por el reconocimiento, la disposición a arriesgar la propia vida por una meta purapsique abstracta, la lucha ideológica a nivel del mundo que redeseaba audacia, coraje, imaginación e idealismo se verá reemplazada por el cálculo económico, la interminably también resolución de inconvenientes técnicos, la preocupación por el medio ambiente y la satisfacción de las sofisticadas demandas consumistas. En la era posthistórica no va a haber ni arte ni filosofía, sólo la perpetua conservación del muposicionamiento web en buscadores de la historia humana”.


¿Tenía razón Fukuyama? Es discutible, aunquy también tiendo a creer quy también bastante. De hecho, él mismo ha matizado sus creencias dy también la época en su último libro "Identidad" (Deusto, 2019) y ha reconocido que el regreso del elemento identitario ha alterado notablemente el panorama político. En todo caso, el treinta aniversario es una buena excu.s.a. Para volver a este texto, uno dy también los más esenciales quy también se han escrito sobry también nuestro tiempo.