ESTATUILLAS EGIPCIAS ENCONTRADAS EN LAS TUMBAS

Dentro de la inmensa cantidad dy también antigüedades egipcias, tras los escarabeos sagrados, las piezas más numerosas y posiblemente una dy también las más peculiaridades que han llegado hasta nuestros días son unas pequeñas estatuillas funerarias, conocidas por los egiptólogos como shabti, shawabti o ushebti<1>.

Tu lees esto: Estatuillas egipcias encontradas en las tumbas

comprar el libro “aquí estamos, Estatuillas funerarias de algunas compilaciones de Barcelona” dy también Javier Uriach.

por norma general sy también les reconoce por su reducloco tamaño, forma momiforme, textos anotados y portando aperos agrícolas, aunque una investigación más pormenorizado nos va a enseñar una mayor gama de aspectos. Es precisapsique el estudio de todos y cada uno de ellos dy también estos aspectos lo quy también ha contribuorate a facilitarnos mucha más incapacitación sobre la sociedad egipcia, sus opiniones y sus ritos funerarios.

El origen de estas piezas se pierde en el tiempo, en tanto que no han llegado hasta nuestros días fuentes quy también expliquen con precisión su origen y siguiente desarrollo hasta su desaparición. Exactamente el mismo vocablo para designarlos es motivo actual dy también controversia, como también parecy también que lo fuy también en temporada faraónica<2>.

Su popularidad vieny también ya de temporadas antiguas. En su instante debieron ser un buen reclamo “turístico” para fenicios, cartagineses, griegos y romanos. Así lo atestiguan el que hayan sloco encontradas multitud dy también figuritas en asentamientos viejos a lo largo dy también toda la costa del Mediterráneo. Lejos de conocer su auténtico significado dy también sustitutos del difunto, para estas gentes debían actuar tal y como si dy también un talismán o amuleto sy también tratara.


*

Fig. 1. Diferentes modelos de shabti. Pelizaeus Museum, Leipzig.


No es hasta que Champollion conprosigue descifrar la escritura jeroglífica, que encontramos la primera aproximación al verdadero significado dy también estas piezas.Podemos estimar quy también es en ese preciso instante (año 1822), quy también se inicia el largo itinerario del estudio que llevará a recuperar y entender el verdadero significado y función dy también estas estatuillas.

El que está considerado como primer artículo con referencia expresa a los shabtis, lo escribe el egiptólogotipo francés Chabas en 1863<3>. Más tarde, en mil ochocientos ochenta y tres Loret publica el primer catálogo dy también estas piezas, pertinente al Muposicionamiento web en buscadores de El Cairo<4>.

Para muchos egiptólogos, la primera gran obra monográfica y una dy también las referencias imprescindibles, es la quy también publica Petrie en mil novecientos treinta y cinco y quy también lleva por título “Shabtis”<5>.

Pesy también a no existir una amplia bibliografía sobre los ushebtis, múltiples son los autores que han publicado grandes obras. Dy también entry también todos resalta Hans D. Schneider y su obra “Shabtis”<6>, publicada en 1977. Su sistema de clasificación de los ushebtis es la más conocida y admitida por la mayoría dy también expertos.Otros autores sobresalientes son el matrimonio Aubert, Stewart, Speelers, Chappaz, Bovot y Newberry<7>.


Orígenes y desarrollo del concepto de Shabti

Como dice Chappaz<8>, el origen de estas figurillas funerarias hay que buscarlo en las creencias que los antiguos egipcios tenían sobre el Más Allá. Dichas opiniones no se pueden presentar como un dogma coherente, ni teoevidentemente coherente y único, sino más bien que proceden de una multiplicidad dy también aspectos basados todos ellos en un mismo desconocimiento de la vida tras la muerte. Esta diversidad de doctrinas son la basy también que desembocará en la creación dy también un complejo culto funerario.

Para los egipcios la muerte era solapsique un tránsito, algo aceptado dy también forma natural. La aceptación dy también la muerte venía dy también la idea de quy también únicamente a través de ella sy también podía volver a renacer y vivir eternamente. Para sortear los peligros que conlleva el paso de la muerte cara el paraíso, los sacerdotes egipcios idearon un culto funerario en el que la relevancia de la palabra y la escritura tenían un poder mágico. Por medio de los textos funerarios sy también consiguieron una seriy también dy también fórmulas y encantamientos, quy también una vez recitados anty también el difunto facilitaban su progresión cara el otro mundo<9>.

Los primeros textos conocidos, son los llamados Textos de las Pirámides (TP), una colección dy también fórmulas mágicas y encantamientos cuyo origen se remonta a épocas predinásticas y quy también en algunos casos pueden resultar inconexos entry también ellos<10>. Estos textos incluían una serie de conjuros que debían ser recitados durante la celebración del ritual funerario, subrayando {así es como |esde esta manera la importancia quy también tenía la palabra escrita y hablada en la práctica mágica.

Dentro dy también esta colección de textos, hemos de resaltar la número 30cinco quy también hacy también referencia a las ofrendas alimenticias dy también pan y cerveza quy también el difunto recibva a ir cuando alcance el paraíso. Como veremos más adelante, el término dy también “ofrenda” es básico para entender la figura del shabti.

A finales del Imperio viejo los TP sufren una evolución y desembocan en lo quy también sy también han venorate a llamar Textos dy también los Sarcófagos (TS)<11>. Las fórmulas que los componen son en su mayoría procedentes de los TP además de otros hechizos y encantamientos cuyo origen asimismo nos es desconocido.

Es precisamente en estos últimos textos que hallamos la primera referencia escrita a la palabra “shabti”. En el hechizo número 47dos dy también los TS, sy también emplaza al shabti para que realice los trabajos para su amo en el reino dy también Osiris. Esty también hechizo actúa tal y como si de un decreto sy también tratara por el cual el difunto queda exento de los trabajos y los transfiere al shabti. Este texto divino deby también ser recitado anty también una estatuilla de madera quy también representy también al difunto tal y como era en vida (sy también refiery también a la estatua de su Ka).

Todos estos textos sagrados tenían la finalidad de asistir a lograr al difunto el paraíso. Para ello, era de vital importancia quy también exactamente los mismos estuvieran cerca de la tumba para ser convenientemente recitados.

Dentro dy también la explicación del origen dy también los textos funerarios han aparecido dos conceptos considerados muy esenciales para entender el shabti como tal y las funciones quy también tenía encomendadas. Por un lado, en TP 305 sy también mencionan las ofrendas y más adelanty también en TS 472 sy también charla dy también trabajar para el amo, con lo quy también implícitamente podemos entender quy también la figura del shabti adquiery también un rol de sirviente.

Para sostener vivo al difunto en el Más Allá, era necesario hacerly también llegar ofrendas dy también alimento, las cuales eran llevadas por los familiares y descendientes a su capilla funeraria, garantizando {así es como |esasí su supervivencia. Al encontrarsy también el muerto en su cámara mortuoria y no poder acceder a él directamente, las ofrendas eran realizadas a su estatua, en dondy también residía su Ka<12>.

Como medida de seguridad y tal y como si desconfiaran dy también que los descendientes sy también olvidasen de proseguirse efectuando sus ofrendas, las capillas funerarias asimismo se decoraron con escenas pintadas en sus paredes con representaciones dy también todo el proceso de preparación de los alimentos. Con el poder mágico dy también las palabras esas escenas cobrarían vida y llegarían a producir el alimento que necesitaría el difunto durante toda la eternidad.

del mismo modo y depositados en la tumba acompañando al difunto, asemejan modelos de figuras que escenifican distintos oficios relacionados asimismo con la preparación de alimentos, como por poner un ejemplo panaderos, cerveceros, molineros, carniceros, etc. (fig.2).


*

Fig. 2. Estatuillas funerarias de servidores fabricando pan. Muposicionamiento seo Finstituto nacional de estadística Arts dy también Boston.


Con esta forma de sustitución, sy también tenía la creencia dy también que sy también acticambian sus propiedades mágicas y los alimentos ahí producidos podrían sustentar el espíritu hambriento del difunto para toda la eternidad.

A principios del Imperio Medio aparece un nuevo tipo de estatuilla, dy también forma momiforme, quy también representa al difunto y quy también viene a sustituir, conceptualmente,la estatua del Ka (aunquy también ésta no llega a desaparecer). En los TS se le denomina como shabti y actúa simultáneapsique como sustituto del difunto y del sirviente<13>.

El concepto shabti no procedy también dy también una doctrina religiosa específica, sino más bien quy también sy también desarrolla durante el Imperio antiguo a partir del culto a las ofrendas en las tumbas dy también personajes no pertenecientes a la realeza. La noción dy también “trabajo duro” en el Más Allá para beneficio del faraón y los dioses, debía formar parte dy también las opiniones populares sobre la otra vida. Es por ello, quy también posiblepsique la “fórmula shabti” debía dy también tener ya una larga tradición cuando sy también instaura de forma oficial en el Imperio Medio.

Se ha mentado el reino dy también Osiris, pero no sy también ha explicado como lo concebían los antiguos egipcios. Los egipcios amaban la vida y tan enamorados estaban dy también ella, que estaban persuadidos que tras la muerty también el paraíso no podía ser sino, una réplica de la vida terrenal, mas mejorada (idealizada). La vida en Egipto giraba en torno al Nilo y parte de su riqueza provenía del dominio quy también tuvieron en el momento de supervisar sus crecidas produciendo ricas y variadas cosechas. Luego es razonably también pensar, quy también el reino dy también Osiris fuera concebdesquiciado como un paraíso agrícola, donde sy también podían cultivar las tierras eternapsique y producir todo el alimento necesario. Dentro de esty también paraíso existían los “sectores dy también ofrendas” quy también eran los lugares seleccionados para producir ese alimento<14>.

La obligación dy también arar y también irrigar esos ámbitos correspondía al difunto, mas si como afirmamos la vida en el Más Allá era una réplica de la vida terrenal, podríamos llegar a preguntarnos ¿quiénes hacían el trabajo duro en la tierra? Parecy también razonably también pensar quy también si en vida el amo tenía sirvientes, también los tuviera una vez muerto.

Ver más: ¿Quién Ganó El Partido De Hoy River Boca A Que Hora Juega, ¿A Qué Hora Juega Boca

acá nos encontramos con una dy también las grandes paradojas de la mitología egipcia: Si la muerty también es igual para todos, si el paraíso es un lugar de descanso y disfruty también para todo el mundo… ¿cómo es que existen sirvientes que continúan trabajando para sus amos? No sy también sabe realmente bien cómo, pero está claro quy también dy también alguna forma mágica el amo conprosigue desviar la dura responsabilidad del trabajo hacia sus sirvientes, mejor dicho, cara sus homólogotipos esculpidos, pintados o moldeados.

Por los nombres y titulaciones de los propietarios sabemos que solapsique los más privilegiados, es decir aquellos que en vida disponían de sirvientes, fueron propietarios dy también losshabti en el Más Allá. Los shabti jamás existieron para los pobres.

En esta remota época (Imperio Medio) parece ser quy también el número de shabtis que disponía el difunto era proporcional al número de sirvientes que tuvo en vida.

La supuesta democratización del Más Allá (todos somos iguales frente a la muerte), demuestra la contradicción: los shabti no sy también inventan para aliviar la carga de los pobres después de una laboriosa vida en la tierra, sino más bien quy también su utilización era la prerrogativa dy también los grupos elitistas en la sociedad, para continuar ejerciendo sus privilegios en el otro mundo. Y esto no varió por medio de toda la historia dy también Egipto.

Evolución dy también los Shabti

procurar poner fecha a la primera aparición dy también los shabtis es tarea difícil. Sy también han encontrado diminutas figuras de cera o barro en el interior de pequeños ataúdes, solapsique con el nombry también anotado y aparentemente desnudas. Están datadas en las dinastías IX y XI (Primer periodo Intermedio) y su origen es en la necrópolis dy también Saqqara y Deir-el Bahari, respectivamente.

A partir dy también la dinastía XII (Imperio Medio) comienzan a aparecer unas pequeñas figuras momiformes hechas en madera o piedra. La cabeza sy también representa con peluca, el cuerpo envuelto en vendas y las manos raramente aparecen, aunquy también en determinados ejemplos pueden aparecer portando amuletos o jarras dy también purificación. Con frecuencia, continúan apareciendo depositadas en diminutos sarcófagos y son consideradas como sustitutos dy también la momia en caso de que ésta desapareciera (fig. 3). La mayoría no llevan inscripción o como máximo solamente el nombry también y títulos.


*

Fig. 3. Shabtis de alabastro. Din. XII, Ashmolean Museum. Oxford.


Duranty también el Segundo periodo Intermedio (dinastías XIV-XVII) sy también producy también en el país un periodo dy también anarquía y también inestabilidad interna motivada por las invasiones extranjeras, de las que resalta la dy también los hicsos. Los únicos ejemplos dy también figuras funerarias proceden de la dinastía XVII y dy también la capital Tebas. En su mayor parte están elaboradas dy también forma burda y son dy también madera dy también tamarindo o dy también persea, por ello, probablemente se les denomina shawabty (ver nota 2). Apareciendo asimismo las primeras versiones de la “fórmula shabti” del capítulo VI del Libro de los Muertos<15>.


*

Fig. 4. Shabti de Menmaatry también (Seti I) Din. XIX. Muposicionamiento web en buscadores del Louvre. París.


Durante el Imperio Nuevo (dinastías XVIII-XX) sy también produce la gran eclosión dy también las figuras funerarias en cuanto a su innovación y creatividad. La versión del capítulo VI del Libro dy también los Muertos sy también alarga, apareciendo dos nuevas versiones dy también la fórmula ya existente en la dinastía XVII. En lo que se refiere a los materiales, éstos se diversifican y aparecen las primeras figuritas de fayenza<16>.Las técnicas dy también fabricación mejoran y las producciones sy también incrementan.


*

Fig. 5. Ptahmes, Din. XIX. Muposicionamiento en buscadores del Louvre. París.


Bajo el reinado dy también Tutmosis IV asemejan las primeras figuras portando herramientas agrícolas (primero pequeñas herramientas de broncy también modeladas y más tarde pintadas de manera directa sobry también el ushebti). El rol del shabti pasa a ser el dy también sustituto del difunto para trabajar en el Más Allá (fig. 4).


En el breve periodo amarniano (1350–mil trescientos treinta y cuatro a.C.), Akhenatón cambia de nuevo el rol de los shabtis, haciéndolos representar sin herramientas agrícolas y portando solamente el símbolo Anj y el flagelo. Las inscripciones obvian la figura de Osiris y solapsique mencionan al dios supremo Atón<17>. Más tarde durfrente a la dinastía XIX aparece un nuevo tipo dy también figura representada en ropa dy también diario, con peluca doble a la manera dy también las que sy también llevaban en vida (fig. 5).


mas las innovaciones no acaban ahí. De manera conjunta a la aparición de figuras en ropa dy también diario asimismo empiezan a aparecer otro tipo dy también representaciones como las parejas de shabtis y figuras dy también molineros (figs. Seis y siete respectivamente).


*

Fig. Seis y 7. Ushebti dobly también y ushebti con silueta dy también molinero.


En el Serapeo dy también Saqqara han asemejante asimismo figuras con cabeza de Apis, lo cual se ha interpretado como figuras votivas depositadas por los vivos para rendir homenaje a Osiris (fig. 8). Asimismo, son asimismo abundantes los hallazgos de ushebtis votivos pertenecientes a los hijos de Rameses II, Jaemuaset y Ramesu, o del gobernador Paser.


El número dy también figuras por propietario sy también incrementa y se empiezan a idear los primeros contenedores de estatuillas o cajas dy también ushebtis, alguno de los cuales son bellamente decorados (fig. 9).


En el Tercer periodo Intermedio (dinastías XXI-XXV), el incremento de figuras es espectacular. Ante semejante avalancha dy también figurillas, estas empiezan a ser consideradas como grupos y no como individuos. El término de sustitución se va perdiendo pasando a ser conjuntos de trabajadores que deben rendir cuentas a su amo, es decir, al difunto. El ushebti sy también transforma en un sirvienty también de su amo y este los reclama para “…hacer los trabajos agrícolas, la irrigación dy también los sectores y el transporty también dy también arena del este al oeste…”<18>.

Para procurar poner un poco de orden ante tanto incremento de shabti, en la dinastía XXI aparecy también la figura del capataz o jefe dy también cuadrilla (comúnmente llamado “jefe de diez”). Cada grupo de diez trabajadores es comandado por un capataz (fig. 10). Esta nueva figura, es la evolución del shabti con ropa dy también diario, mas ahora se ly también representa portando un flagelo, signo claro dy también su nuevo status.

{así es como |esde este modo nos hallamos quy también el difunto puede llegar a poseer un sirvienty también para día tras día del año, más sus correspondientes “jefes de diez”, haciendo un total dy también 40uno shabtis<19>. Las inscripciones sobre la figura en este periodo acostumbran a ser solamente el nombry también y título del difunto.


En el Baja Época (dinastías XXVI-XXX) sy también siguen produciendo los ushebti a gran escala y la mayor parte ya son hechos en moldes. Influenciados por la escultura contemporánea las figuras de esta época sy también caracterizan por llevar una columna en la parte trasera que actúa como pilar. Suelen estar muy bien trabajadas y son dy también esta temporada algunos de los más bellos ejemplares que han llegado hasta nuestros días. Es en este período quy también pasan a denominarsy también ushebtis (ver nota 2). Las inscripciones vuelven a llevar múltiples versiones del capitulo VI del Libro dy también los Muertos.

La producción de ushebtis reales finaliza con Nectanebo II pero prosigue con los personajes privados, todo ello hasta finales de la época ptolemaica y el comienzo de la decadencia dy también la religión y opiniones del antiguo Egipto. En esta temporada el ushebti sy también convierty también en guardián del nombre del difunto en el Más Allá<20>.

Fórmulas y también inscripciones

Como ya sy también ha mentado anteriormente, la manera dy también activar las diversos figuras funerarias a fin de que realizaran los trabajos quy también tenían encomendados era a través de la recitación dy también ciertas fórmulas mágicas. En el momento en que nacy también el término dy también shabti, estas fórmulas pasan a llamarsy también dy también forma general como “Fórmula shabti”.

El origen dy también esta fórmula está tomada del hechizo 472 dy también losTextos de los Sarcófagos y quy también más tarde se transformó en el capítulo VI del Libro dy también los Muertos. La versión quy también sy también muestra ahora es la más frecuente y dicy también así:

“Fórmula para hacer quy también un ushebti ejecute los trabajos para otro en el reino dy también los muertos:Ohushebti, si el Osiris dy también N (N= nombry también del difunto) es requerorate para realizar cualquier trabajo allá en el otro mundo, o si cualquier tarea desapacible le es impuesta, como un hombre ante sus obligaciones, tu deberás decir: aquí estoy!. Si eres requerdesquiciado a cualquier hora para servir, para cultivar los campos, irrigar las riberas, para llevar arena del este al oeste y viceversa, tu dirás: aquí estoy!

Esta fórmula será la quy también sy también utilizará hasta la época ptolemaica, con pequeñas variaciones<21>. En esta versión (y en verdad en todas) hay quy también destacar la expresión Osiris dy también N, siendo N el nombry también del difunto. Entrando aquí en juego un concepto muy importante como es la asimilación del difunto con el dios Osiris<22>.

Duranty también el reinado de Amenhotep III (1386–1349 a.C.) apareció una nueva variación quy también vino a llamarsy también “Fórmula dy también Amenhotep III” quy también se diferencia dy también la anterior en quy también además incluye una súplica a los dioses quy también están en presencia dy también Osiris para que se acuerden dy también compartir las ofrendas quy también les sean hechas en las fiestas dy también Abidos<23>. En esta versión el difunto se asimila a la figura dy también Osiris:

“Oh dioses quy también estáis al lado del Señor de la Eternidad, y quy también os sentáis en su presencia, acordaos de mi una vez que pronunciéis su nombre. Darly también el alimento de la tardy también (cena) y oír sus peticiones en el distrito dy también Peker (Abidos, la tumba de Osiris) cuando celebry también el festival Uag. Quy también sea posibly también la presencia del Osiris N para cultivar las tierras, irrigar las riberas, transportar la arena del este aloeste. Quy también el Osiris N pueda ser recordado delante dy también Unnefer (Osiris), para recibir ofrendas dy también alimento en su presencia”

En la época amarniana, Ajenatón rechaza las ideas tradicionales sobry también el Más Allá y las inscripciones en los shabtis no aclaran demasiado sobre esty también punto. Pese a que el faraón solamente hizo ponerse sus cartuchos y títulos, en determinados ejemplos de shabti dy también personajes nobles encontramos textos quy también combinan la vieja forma tradicional. Por ejemplo:

“Una bendición que el rey da al Atón viviente, que ilumina toda la tierra con su belleza. Que reparta la suave brisa del viento del norte, agua fresca, vino, lechy también y ofrendas dy también todo tipo de hierbas frescas para el Ka dy también N”

En la dinastía XIX y bajo el reinado dy también Rameses II, se pony también de moda la “Fórmula Jaemuaset”. Como determinados shabtis dy también Abidos tenían naturaleza votiva y estaban dirigidos a Osiris, sucediendo lo mismo con otros tantos dirigidos a Ptah-Sokar-Osiris en la necrópolis menfita, llamada Rosetau (Saqqara)<24>. Esta fórmula aparecy también por vez primera en los shabtis del cuarto hijo del faraón, Jaemuaset y dice así:

“Quy también tu visión pueda ser restaurada para que veas el disco solar y (puedas) adorar al sol en vida. Quy también seas convocado en Rosetau y rodees el túmulo dy también Tja-mut (otro nombre dy también la necrópolis mentita), que puedas cruzar el valle del alto Rosetau y abrir la caverna secreta. Que puedas tomar tu asiento en Ta-djeser (La tierra sagrada), como los miembros de la gran tripulación que están con Re!”

Otro tipo dy también inscripciones las podemos encontrar en las figuras votivas dedicadas a los toros Apis halladas en sus tumbas en el Serapeo de Saqqara. Su inscripción es bastanty también más fácil y acostumbra a decir algo así:

“Iluminación para el Osiris Apis, el gran dios, señor de Rosetau”.

Uno de los textos quy también más sy también dan a partir del Segundo periodo Intermedio y quy también encabeza la mayoría dy también inscripciones dy también los shabti, son los quy también hacen referencia al término Shd (sejed) y que se puede traducir como “Iluminación”.por lo general las inscripciones suelen decir:

“Iluminación para el Osiris N”.

Ver más: Calorias De 100 Gramos De Pan De Todos Los Días, Tabla De Calorías De Todos Los Alimentos

Son dos conceptos quy también no van interrelacionados, es decir, pueden aparecer por separado: “Iluminación” y “Osiris dy también N”. Esta última, hacy también referencia a la asimilación del difunto con el dios dy también los fallecidos y su concepto es explicado en la nota 17. La expresión “Iluminación” quy también también puedy también ser traducida como “Resplandor” en el notado dy también brillo, relucir e incluso “el quy también da brillo”. La mención dy también esta expresión Shd, es un claro deposicionamiento seo dy también quy también el difunto aprovechy también los rayos del astro rey en el Más Allá. La traducción exacta puedy también tener ciertas incógnitas no de esta manera su notado general: que el difunto sea iluminado en el Más Allá (fig. 11).