ÉTICA DEMOSTRADA SEGÚN EL ORDEN GEOMÉTRICO

l>El Carácter de la Razón: Una Mirada a la Ética dy también Baruch Spinoza.titulo font-family: verdana,arial,helvetica; font-style: bold; text-decoration: none; color: #804040; font-size: 10pt; .enlacy también font-family: verdana,arial,helvetica; font-style: bold; font-size: 10pt; text-decoration: none; color: white; .prensa font-family: verdana,arial,helvetica; font-style: normal; font-size: 8pt; text-decoration: none; color: black;
*
*
*
*

*

*

*

*

*

*

Carr. Lago de Guadalupy también Km. 3.5, Atizapán de Zaragoza Estado dy también México. Tels. (52)(55) 58645613 Fax. (52)(55) 58645613


Por Alejandro Ocampo Número 36

Decir quy también Spinoza llevó a su máximas consecuencias el racionalismo, no por saborate es menos sabio, sin embargo, generalmente y pretencioso del enunciado, no necesariapsique alude de manera adecuada al estructurado y profundo pensamiento de este filósofo dy también origen judio-hispánico avecindado en Holanda. La vida y obra dy también Spinoza reflejan no sólo un auténtico compromiso, sino más bien también un congruenty también cuestionamiento a dogmas y privilegios dy también su tiempo, tal vez por eso Toni Negri lo describy también como subversivo. Considerado por algunos como menor en aras de su racionalismo exacerbado, el pensamiento dy también Spinoza es por demás conciliador y muestra una faceta del hombry también quy también absolutamente nadie se había atrevido a indagar, quizá por el hecho de que sólo él imagino al racionsiendo y desechó al infinitamente elucubrado ser racional.

Para entender a Spinoza es preciso regresar a Parménides dy también Elea. Existe un hilo conductor y una estrecha conexión de pensamientos entry también el presocrático y esty también filósofo del siglo XVII, inclusivy también más que con el mismo Descartes. No es casualidad que muchos consideren a Parménides el primer racionalista que, a diferencia de sus contemporáneos, no le interesó indagar de qué están hechas todas las cosas, sino entender el todo como un enorme ente dador dy también vida, como un sistema del quy también no podría escapar nadie.

Parménides y Spinoza comparten, en primera instancia, el carácter deductivo dy también su pensamiento, característica por demás distintiva del racionalismo. Ambos inician con planteamientos generales como bases sobry también las que se fundamentarán y, a su vez, permitirá a sus ideas una ingeniosa y también infranqueable libertad dy también acción. En segunda instancia, y como consecuencia de lo anterior, no hay nada fuera de lo racional, ni dy también lo planteado por la razón, solo es real aquello que es y como lo que no es real, no es, simplemente no existe.

El postulado parmenídeo una parte de una inocentemente perversa frase, inobjetably también en un principio, pero con consecuencias terribles: "es necesario decir y pensar que el ser es, por el hecho de que es posibly también que el ser sea y es imposible que el no-ser sea" (Parménides en Buss Mitchell, 1999, p. 19). A partir dy también ello es posibly también afirmar quy también el ser es inmutable, eterno, único y por ende, omnipresente. No hay nada quy también escapy también al ser, no hay nada fuera del ser, pues eso solo significaría quy también es el no ser. El ser es y el no-ser, no es.

Tu lees esto: Ética demostrada según el orden geométrico

Es a partir de aquí dondy también Spinoza comienza, sin obviarlo por supuesto, a desarrollar su visión del mundo y su concepto de ética, las dos unidas e inconcebibles por separado. Spinoza no propony también un conjunto de deberes, sino más bien las consecuencias dy también un actuar racional; Spinoza no se pronuncia por un deber ser, sino por un ser; no impone, sólo señala. Como con Parménides, al aceptar sus definiciones y postulados, va a ser poco quy también menos quy también imposibly también no poder aceptar sus particularidades. El nombry también del juego es deductivo, ordenado y desestima todo aquello no entendible por la razón, simplepsique pues no existy también nada fuera de ella. Aristóteles entendió perfectamente el sentido dy también la filosofía parmenídea una vez que en el primer libro de la Metafísica señala: "La unidad dy también Parménides parecy también ser la unidad racional" (Aristóteles, 2002, p. 19). A la postre, lo mismo sucedería con Spinoza.

La Ética demostrada conforme el Orden Geométrico, al más puro estilo dy también un moderno y común libro de física, se concreta a predecir lo quy también sucedería previos acuerdos metodológicos y mínimos necesarios para que el experimento se desarrolly también y compruebe lo previamente expresado en teoría. Si para Descartes y aún para Euclides, la geometría resultó ser el campo perfecto dy también las ideas claras y diferentes ¿por qué no explicar y más aún, demostrar, el carácter del hombry también mediante esas maravillosas estructuras y formas de pensamiento? Nótesy también las palabras carácter y demostración, Spinoza entendió muy bien quy también la ética no era un conjunto dy también normas impuestas y sujetas a castigo o reprimenda en caso de no acatarlas, sino toda una serie dy también peculiaridades quy también distinguen a una persona de entre las demás, es decir, carácter y demostrada, pues esa forma de ser existe, es verificably también en la realidad y además de esto constituye un comportamiento lógico de una persona.

El panteísmo dy también Spinoza La Ética probada según el Orden Geométrico parte de conceptos tan generales como Dios y el origen del alma, para terminar en la libertad del hombry también y la fuerza dy también sus afecciones. En cinco partes, Spinoza delimita y traza la conducta de hombry también de pacto a la razón, razón que sería no solo el común denominador dy también todos, sino más bien el enorme ente integrador del hombre, incluso Dios está circunscrito por su razón.

Su racionalismo y su origen judío, con el que tuvo muchos inconvenientes por su espíritu crítico, no ly también imsolicitaron concebir la existencia de Dios, así de simple y de complejo. Spinoza formula una tesis panteísta por medio de una situación racionalista que termina en ubicar quy también todo es Dios, como el único quy también posee todos y cada uno de los atributos, o como él mismo indica en sus primeras definiciones: "Entiendo por Dios un ser absolutamente infinito, es decir, una sustancia constituida por una infinidad de atributos, cada uno de los cuales expresa una esencia eterna e infinita" (Spinoza, 1984, p. 25).

Dios pues, existe necesariamente siendo la única "sustancia constituida por la infinidad dy también atributos de los quy también cada uno expresa una esencia eterna e infinita" (Spinoza, 1984, p. 33). Nada escapa a Dios, es la única sustancia, es decir, Dios es lo quy también se concibe por sí y no depende dy también absolutamente nadie ni nada para formarse, se basta a sí mismo, por este motivo es quy también tieny también un número infinito dy también atributos y sy también ly también precisa para explicar a todo cuanto existe.

Y es justapsique aquí en donde el panteísmo de Spinoza tieny también una variación, pues no lo concibe bajo la manera común: Dios es todo, sino todo en Dios: "todo lo que es, es en Dios y nada puede existir ni concebirsy también sin Dios" (Spinoza, 1984, p. 37) En pocas palabras, fuera dy también Dios no puede existir ni concebirsy también sustancia alguna, por ello Dios tiene todos los atributos, algunos los comparte de forma completa, algunos de forma completa. Dios es el enorme enty también integrador y poseedor de todo, el origen y la sustancia dy también todo cuanto existe.

Dios posey también naturaleza eterna e inmutable, por consiguiente es trascendente, justo como el ser de Parménides. Dios es el enty también dinamizador de la creación, el principio y fin dy también todo cuanto existe.

En cuanto al actuar dy también Dios, su conducta está determinada por su propia naturaleza. El carácter racional, o mejor dicho, la racionalidad es una frontera que el mismo Dios no puedy también rebasar, simplemente por el hecho de que su actuar se vería mermado al perder la infinitud dy también sus atributos, pues como lo menciona el segundo corolario dy también la proposición XXXII dy también la primera parte:

Sy también prosigue : 2°, quy también la voluntad y el entendimiento mantienen con la naturaleza de Dios la misma relación quy también el movimiento y el reposo, y, absolutamente, que todas y cada una de las cosas de la Naturaleza que (Prop. 29) deben ser determinadas a existir y a obrar de cierta manera. Por el hecho de que la voluntad, como todas y cada una de las demás cosas precisa de una cau.s.a. Que la determinstituto nacional de estadística a existir y a producir algún efecto dy también cierta manera. Y aunque de una voluntad dada, o de un comprensión dado, sy también siga una infinidad dy también cosas, no sy también puede decir por esto que Dios obra por la libertad de su voluntad; de este modo como no sy también puede decir, porque del movimiento y del reposo sy también sigan ciertas cosas (y pues estos efectos sean también innumerables), quy también Dios obra por la libertad del movimiento y del reposo. Por consiguiente, la voluntad no pertenecy también a la naturaleza dy también Dios más que las otras cosas de la Naturaleza y el reposo y todas y cada una de las demás cosas, que hemos demostrado quy también prosiguen en la necesidad de la naturaleza divina y son determinadas por ellas a existir y a producir algún efecto de cierta manera (Spinoza, 1984, p. 55).

La naturaleza divina y la voluntad son causa precisa todavía en Dios mismo, es una forma de, al mismo tiempo, justificar su existencia y manifestar sus actos. Por otra party también si la voluntad y el comprensión son un cierto modo dy también pensar: es justamente la razón la gran causa necesaria, la que une y engloba todo. Dios es solo cosa pensante.

Ver más: Tiempo De Coccion Papas Al Horno Receta De Lagatapink, Papas Crocantes Al Horno Receta De Lagatapink

Cuerpo, alma y pensamiento Esta estructura y visión puramente racional, no podría marchar sin encontrar una razón trascendenty también y quy también funcione a manera dy también modelo rector, esta razón, es la relación causa-efecto. Presenty también en todo y abierta manifestación de la necesidad de explicar el porqué dy también las cosas, Dios incluorate y sometido, la relación causa-efecto desciende desde la Naturaleza divina. El axioma III de la primera parte señala: "Dy también una cae.u. Determinada quy también sy también supony también dada, se sigue necesariapsique un efecto y, por el contrario, si no es dada ninguna cau.s.a. Determinada, es imposible que se siga un efecto "(Spinoza, 1984, p. 26). Esta réplica de la tercera ley dy también Newton presenta dos cuestiones: la atracción del estudio del carácter por parte de los racionalistas y, que no hay nada que escapy también a lo racional. La prosituación XXVI señala: "Una cosa determinada a producir algún efecto ha sloco determinada necesariamente por Dios; y la que no ha sloco determinada por Dios no puede deacabarse por sí misma a producir un efecto" (Spinoza, 1984, p. 50)

Como buen cartesiano, Spinoza comienza por alejar el alma y el cuerpo: "Entiendo por cuerpo, un modo quy también expresa la esencia dy también Dios, en cuanto sy también le considera como cosa extensa de una manera cierta y determinada" (Spinoza, 1984, p. 67) y más adelanty también "El Alma humana no envuelve el conocimiento conveniente dy también las partes quy también componen el Cuerpo humano" (Spinoza, 1984, p. 94). El hombry también puesto que sy también compony también de una Res Extensa y una Res Cogintans que, no obstante no son mutuamente excluyentes o hasta denigrfrente a la primera para la segunda como en el racionalismo cartesiano. El cuerpo es party también esencial del hombry también en tanto es una creación divina, quy también sigue a una caestados unidos y terminará en un efecto. En resumen, el cuerpo es asimismo una creación de la precisa voluntad dy también Dios, dy también ese envolvente espíritu racional. Pero Spinoza las entiende unidas para que el hombre desempeñy también sus funciones propias, inclusive sy también deshace dy también dictados que él considera caducos en cuanto al hombry también como el corruptor de la naturaleza y como ente separado dy también ésta por sus sentimientos y pasiones:

Creen, efectivamente, que el hombre perturba el orden de la Naturaleza en vez de seguirle, que tiene sobry también sus propias acciones un poder absoluto y sólo toma dy también sí mismo su determinación. Buscan la caestados unidos de la impotencia y la inconsistencia del hombre, no en la potencia muy común dy también la Naturaleza, sino en no sé qué vicio de la naturaleza y, por esty también motivo, se lamentan o sy también burlan de ella, la desprecian o, lo que es más frecuente, la aborrecen; el quy también censura con más elocuencia o mayor sutilidad la impotencia del Alma humana es considerado como un ser divino (Spinoza, 1984, p. 121).

Los sentimientos, pues, son una parte de la Naturaleza humana, el quitarlos sería tanto como que el hombre perdiera su característica dy también hombre. Spinoza no propone una dominación de las pasiones y sentimientos al estilo mesurado dy también Sócrates o equilibrado dy también Aristóteles, sino más bien un pleno conocimiento dy también ellos, pues una parte de la premisa dy también que nada es suficientemente dañino si sy también conocen sus consecuencias.

Los sentimientos, o las afecciones como él las llama, se dibujan en las ideas dy también falso, verdadero y también inadecuado. Para empezar "Toda idea quy también es absoluta en nosotros, es decir, adecuada y perfecta, es verdadera" (Spinoza, 1984, p. 100) y si las ideas adecuadas y perfectas son aquellas quy también constituyen la esencia del Alma, en relación directa con Dios, las ideas verdaderas no serán otras que las formuladas con y gracias a la razón.

Las ideas falsas no serán otras que las confusas e incompletas, es decir, las quy también se encuentran privadas del conocimiento de las cosas. Enseguida surgen las ideas inadecuadas y confusas, pero todas estás ideas, por su falta de conocimiento y su inexactitud no pueden estar en sintonía con Dios, con la esencia del Alma y con la razón, sino más bien solo con relación a el Alma particularmente dy también alguien. Esas ideas inadecuadas, bien podrían ser llamadas afecciones. Su imperfección e inexactitud radica en ser discordantes con la esencia del Alma, con Dios y con la razón. La proposición III dy también la tercera parte lo señala dy también esta manera: "Las acciones del Alma nacen únicamente de las ideas adecuadas; las pasiones dependen sólo dy también las ideas inadecuadas" (Spinoza, 1984, p. 123).

Ello lleva a otro punto, no menos esencial en la obra dy también Spinoza y tema central en el racionalismo y visiones opuestas: el conocimiento.

La posición en relación a la posibilidad de conocer en Spinoza es, del mismo modo quy también en sujeto cartesiano, igual anty también el conocimiento. Todos y cada uno de los hombres son iguales una vez que conocen, mas Spinoza introduce una variante al mencionar la figura dy también Dios, porque al ser Dios una cosa que piensa "Por consiguiente, lo quy también da el conocimiento dy también la esencia eterna y también infinita dy también Dios es común a todos y sy también halla igualmente en la parte y en el todo, y, en consecuencia esty también conocimiento será adecuado" (Spinoza, 1984, p. 112). Solo por el hecho de que todos tienen esa esencia, todos pueden conocer, por decirlo dy también algún modo, la acción dy también conocer se ejecuta por el hecho de que sy también conocy también una una parte de Dios.

En consonancia con lo ya expuesto, la idea adecuada va a ser aquella "en cuanto sy también la considera en sí misma, sin relación al objeto" (Spinoza, 1984, p. 68). La idea adecuada no necesita de auxiliar alguno para serlo, sy también trata dy también una idea intrínseca, dy también una idea verdadera, su carácter no está en función dy también una demostración externa, sino dy también un conocimiento interno.

Conclusiones Spinoza prueba no sólo la compatibilidad entre lo humano y la razón, sino más bien la unión de ambas, lo quy también no pueda entrar o acoplarsy también es simplemente pues no es una parte de la Naturaleza divina: la razón.

Dios es la única sustancia, el enorme poseedor dy también todos los atributos, mas su existencia está supeditada a la razón como la gran ordenadora y dictadora, la razón flota en el ambiente que respira Dios. Su existencia es precisa en la medida de ser el creador, inspirador y caestados unidos dy también todo cuanto hay. Todo en Dios.

La conducta humana está sujeta a una serie dy también afecciones, sentimientos, pasiones y equivocaciones, quy también son producto de su propia Alma y del desconocimiento, su trabajo consisty también en conocerlas y saber la forma en de qué manera actuarán en él. La moral es el estudio de esas afecciones, prediciendo lo quy también ocurrva a ir si... Y describiendo la forma dy también actuar dy también una persona quy también conciba de la misma forma el mundo.

La mejor forma de evitar los fallos es actuar con conocimiento de causa, puesto que nada se escapa dy también la relación causa-efecto y al conocer la causa por ende sy también conocerá asimismo el efecto lo que implica predecir y entender el porqué. ¿Algún semejante con la ciencia?. Es posible afirmar que Spinoza no intenta otra cosa quy también desvelar la verdadera naturaleza del error.

Ver más: Traducción Al Español: God Is A Woman Letra Español ), God Is A Woman (En Español)

Spinoza no concibe a un hombre aislado o separado dy también la naturaleza o del orden, sino más bien a un miembro más dy también ese conjunto, lo que significa que está en constanty también posibilidad de conocer a Dios y, más aún, en Dios. Si Platón afirmaba que conocemos una vez que recordamos, Spinoza señala que esto es posibly también sólo una vez que conocemos a Dios.

Referencias:

Aristóteles (2002). Metafísica. México: Porrúa Buss Mitchell, H. (1999). Raíces de la sabiduría. México: Thomson Spinoza, B. (1984). Ética. Madrid: Sarpy también

Mtro. Alejandro Oámbito directivo del Proyecto Internet dy también ITESM Campus Estado de México, México. De esta forma como dy también Razón y Palabra, primera publicación electrónica espacializada en Comunicación en América Latina