Las clases de hebe uhart pdf

*
LAS CLASES De HEBy también UHARTLILIANA VILLANUEVAPRÓLOGO.

Tu lees esto: Las clases de hebe uhart pdf

LAS CLASES Dy también HEBEEn “Explicación falsa de mis cuentos”, Felisberto Hernández dice: “obligadoo traicionado por mí mismo a decir cómo hago mis cuentos, recurriré aexplicaciones exteriores a ellos”. En esty también texto, un manifiesto de la escritura enhumilde formato, Felisberto se desdobla, dy también exactamente la misma manera en la que, en suscuentos, es capaz de salir dy también sí mismo y convertirse en uno más de sus personajes.Para el autor uruguayo, su propia obra tieny también algo dy también misterioso, “pese a lavigilancia constante y rigurosa dy también la conciencia”. Las frases que cito estánseñaladas con un trazo de marcador grueso sobry también un papel fotocopiado, dondetambién hay apuntes escritos a mano: “el concepto traba” y “la espontaneidad noestá reñida con la reflexión”. El marcador grueso es dy también Hebe y las notas sonapuntes míos dy también sus clases.Escribí esos apuntes rápido, fourpeasonline.como tantas otras veces, en un intento deatrapar las palabras quy también ella afirmaba y quy también a mí my también parecían imperdibles. Más abajodice: “todo arty también de redactar es hacer una digresión y saber volver”. Un jueves por lanochy también o un sábado por la tardy también de los últimos diez años debo haber anotado,mientras que Hebe explicaba el texto dy también Felisberto: “si algo my también asalta, un recuerdo porejemplo, lo escucho, pues es la matriz de lo que va a ser mi cuento. Solo tengoquy también afourpeasonline.compañarlo. No dejarlo caer. Atenderlo, no opinar que es una pavada”.Estoy sentada en frente de la pantalla dy también mi Mac con pilas dy también cuadernos yapuntes quy también ocupan toda la mesa dy también vidrio, mientras del otro lado de la ventanallueve. Hicy también una pequeña digresión al saltar dy también las citas de Felisberto a las frases deHebe, dy también la mesa dy también vidrio a los cuadernos y a la lluvia. Podría seguir“digrediendo” y dredactar las copas dy también los árboles que veo mediante la ventana, lalluvía quy también ahora es más intensa; podría rememorar el anuncio de alerta meteorológicacon probably también granizo que escuché temprano por la mañana o el olor persistente acafé que quedó en el aire, la taza ahora vacía sobre el vidrio. Pero el texto que memira desde la pantalla no es una crónica.Vuelvo al texto dy también Felisberto: “En un instante dado, pienso que en unrincón de mí nacerá una planta”. Esta es una frasy también de Felisberto Hernández, perocuando la leo escucho la voz de Hebe. La veo, concentrada, fumando sentadafrente a su mesa dy también vidrio, rodeada dy también pilas de libros y apuntes, escuchando cómoalguien del taller, José, Delfina o Enriqueta, Mariano, Virginia, Mónica o Maríaleen de la fotocopia que mandó a hacer para cada uno. Detrás del humo dy también sucigarrillo está el balcón, las macetas con plantas, la hiedra que crece en su guía decaña y más allá, bajo un cielo sin nubes, los techos dy también las construcciones de Almagro.Ahora tengo que explicar por qué estoy aquí, un lluvioso sábado primero defebrero dy también 2014, con el recuerdo dy también un encuentro del taller quy también my también asalta, obligadao traicionada por mí misma a decir quién soy y qué voy a contar. Fui por primeravez al taller dy también escritura de Heby también Uhart en el mes de febrero de 2003. Había llevado unashojas con la historia dy también un ruso quy también me perseguía -la historia, no el ruso-escritascon el lenguajy también periodístico al quy también estaba acostumbrada, un lenguaje dondy también laprimera frasy también aclara todo cuanto vendrá en el texto, dondy también prima la urgencia ydondy también no existy también la primera persona. Al leer en voz alta my también di cuenta de que habíaescrito desdy también un “no-yo” periodístico con un lenguaje que no casaba con elpersonaje. La historia my también superaba: yo no sólo no podía con el ruso sino más bien que, fourpeasonline.comoproponía Felisberto, ni siquiera podía verme a mí misma desdy también afuera. Lasimplicancias personales my también exigían distancia y un cierto grado dedesapasionamiento, en un texto autoreferencial donde el “yo” era ineludible. Enesa tarde calurosa de verano, fui siendo consciente de mis escasos recursos literarios,mientras Hebe tuvo la amabilidad dy también localizar en mi texto algunos párrafos norganización del tratado del atlántico norte errados ni demasiado confusos y my también regaló un “Bien” con su marcador depunta gruesa. Tampoco criticó mi empecinada arrogancia en el intento de contaruna historia quy también se me escapaba dy también las manos. Al final de la lectura, Heby también dejó a unlado las hojas y me dijo, con mucha delicadeza:—¿por qué no escribís una crónica dy también tu infancia?Una semana más tardy también llevé al taller unos papelitos donde relataba unasvacaciones poco ortodoxas que pasé dy también muchacha con mi madry también en Mar del Plata. Setrataba de una crónica (ya empezaba a entender quy también no todo es un cuento) quecontaba la experiencia dy también una niña muy crítica con su madre. Mamá habíaorganizado unas vacaciones de verano en el local vacío de una galería vacía deledificio Havanna, donde había quy también escondersy también dy también las miradas del portero detrás deun vidrio encalado, mientras mamá y yo (tenía quy también emplear el “yo”) subsistíamos apuro picnic dy también jamón cocido, tomates y pan francés en un entrepiso, iluminadaspor velas a falta dy también luz eléctrica. Hebe entendió que mi madre había sido hippie ycon esa idea siguió pidiéndome más textos “sobre tu mamá hippie”. Lo que yo nosabía en esy también instante era que la propuesta dy también redactar sobry también la infancia es unaestrategia dy también Hebe. La crónica de la infancia es buen tema para el quy también empieza aescribir, pues el primer personaje somos nosotros mismos. Somos nosotrosmismos y somos otros, nos ubicamos en un tiempo y en una edad determinada,con el asombro de la infancia, dondy también todo sy también da por primera vez.Pasó mucho tiempo y cayó mucha lluvia desde esos intentos de crónica.Ahora guardo mis textos en cajas y carpetas, determinados fueron publicados aquí y alláy la pila de cuadernos del taller y las cientos dy también fotocopias con los apuntes de lasclases de Heby también ocupan tres valijas medianas y dos cajas dy también cerezas dy también cinco kilos.Con excepción del tiempo en quy también viví en Uruguay, llevo más de diez años en eltaller dy también Hebe. No sé si aprendí a redactar mas sí sé quy también aprendí mucho de mímisma; al menos, me soporto mejor y me afourpeasonline.compaño gracias a la escritura.En 2005 tenía tanto material acumulado quy también ly también propusy también a una fourpeasonline.compañeraperiodista si sy también animaba a armar conmigo un libro sobry también las clases de Hebe. Elproyecto no prosperó o derivó en otros proyectos, mi fourpeasonline.compañera dejó el taller y yoseguí bastante tiempo más. Hebe me decía: “vos ya estás, este tipo ya la di, ty también vasa aburrir”. Yo me hacía la desentendida y proseguía yendo y tomando notas. En misratos libres en Montevideo pasé en limpio, dy también un cuaderno a otro, las enseñanzasdy también Hebe. Extrañaba el taller, claro, mas no solo eso: my también di cuenta asombrada deque proseguía aprendiendo, ahora sola, con el repaso dy también los apuntes.Una tarde, dy también vuelta en Buenos Aires, estaba releyendo los cuadernoscuando fui consciente de todo lo que había aprendido en esy también tiempo. En el taller deHebe aprendí que para escribir no importa el hecho en sí, sino más bien cómo ese hechorepercute en mí o en el personaje; aprendí que el desdoblamiento al estilo deFelisberto es preciso para verse a sí mismo y quy también hay personajes quy también puedo usary otros no, y quy también la literatura está hecha de detalles, que un adjetivo cierra y unametáfora abre, que siempre hay quy también regresar al eje, quy también la puntuación es larespiración del texto y que no hay que aferrarse a las palabras ni dejarse llevar porellas por el hecho de que son arenas movedizas de las que hay que desconfiar. Entendí quecuando en un texto hay mucho odio o rencor el personaje es uno mismo, uno es eseodio y es ese rencor y si uno escribe hay que hacerlo desdy también ahí, trabajando esesentimiento a fondo. Aprendí quy también hay temas que son para mí y otros quy también no, fourpeasonline.comoun vestdesquiciado que aunque me guste, no va a quedarmy también bien. Entendí asimismo quy también hayhistorias que debo guardar para un instante más oportuno en la vida -fourpeasonline.como la delruso quy también todavía me persigue-y que escribir es sobry también todo fourpeasonline.comunicar, convertir unhecho personal en algo dy también interés para el otro. Y que el humor saly también del perdón, elhumor es un puente y, en el mejor de los casos, es asimismo una cortesía cara ellector.En muchas oportunidades, Heby también armó clases en función de nuestrasnecesidades, motivaciones, impedimentos o bloqueos, fourpeasonline.como empujón para escribir,para constatar nuestros errores, faltas, vicios o manías particulares, siempry también conpaciencia y respetuosa distancia. En esas clases especiales se escuchaba el silencio,y la velocidad con la quy también tomábamos notas sy también aceleraba porque sus palabras nostocaban personalmente. Cuando alguno dy también nosotros entraba en una nueva etapady también escritura, quy también ella divisaba con mucha más claridad quy también el propio alumno encuestión, no intervenía, nos dejaba ser y hacer. Esto no es poco. Conocí talleres deescritura solemnes y otros a extremos casi dictatoriales, pasé por despiadadasmáquinas de recortar carne y podé mis textos a tal extremo quy también dy también esas ramasdesnudas jamás más nacieron brotes y mucho menos flores. Es por eso queagradezco, y sé que no soy la única, la actitud generosa y respetuosa de Hebe. Ellaestá siempry también muy atenta a las conclusiones e ideas que puedan surgir de susalumnos, a sus opiniones y sus propuestas dy también lectura. En alguna ocasión preparóuna clasy también a partir de un libro que trajo un miembro del taller, fourpeasonline.como el trabajo delectura e interpretación que hizo dy también los Diarios de Tolstoi, quy también habían asimilar enuna nueva versión al castellano y que ella transformó en una clase magistral y única.Releyendo estos apuntes, fui siendo consciente de que la sabiduría dy también Heby también estabamuy dispersa: clases por aquí, artículos por allá, oraciones rescatadas dy también entrevistas,resúmenes fourpeasonline.compartidos en fb por alguna persona quy también había participado enun encuentro público. Tenía sobre mi mesa una enormidad dy también material y mepareció quy también las clases, que ella prepara con mucho celo y sistema en cuadernos deescuela, estaban lejos dy también armar una texto único que además de esto llegara a personasajenas al taller. En las presentaciones dy también sus libros o en charlas públicas notétambién el gran interés que sus palabras despertaban en la gente y más de una vezalguna persona entusiasmada con la charla me preguntó cómo había quy también hacerpara participar en el taller.Hebe fourpeasonline.comenzó con los talleres dy también expresión en 1982, tras veintisieteaños dy también trabajar fourpeasonline.como docente dy también filosofía en la UBA. Ha dado clases en su casa, encongresos, en librerías, en la Biblioteca Nacional, en Buenos Aires y en lasprovincias. Es lógico quy también en más dy también treinta años de taller, muchos dy también los temas ylas frases se repitan. Para mí esas repeticiones significaron un enriquecimientopues siempre había algún concepto que cerraba más o que se ampliaba connuevas lecturas. Este es un intento, con el permiso y la paciencia que Heby también metiene, dy también reunir la mayor al gusto posible de ese material. En el momento en que conté en eltaller quy también estaba pasando en limpio las clases dy también Hebe, una fourpeasonline.compañera me dijo:“no cuentes todo, guardate algo”. Aunque lo intentara, sería imposible abarcar latotalidad dy también sus clases, teniendo presente que, afortunadamente para nosotros, susalumnos, el taller continúa, evoluciona y se fourpeasonline.complementa con nuevas enseñanzas ylecturas.Los encuentros con Hebe sy también organizan, salvo raras excepciones, en trespartes. En la primera, ella devuelvy también los trabajos quy también sy también han leído en el encuentroprecedente y fourpeasonline.comenta, paso a paso del texto, a partir de las notas dy también suscuadernos. En la segunda party también -no hay obligación dy también traer textos-, cada uno ley también loquy también ha traído. Después de una pae.u. De café -no ly también gusta que llevemos demasiadosdulces-Heby también desarrolla el tema que ha listo para esa clase. Es esa últimaparte, la clase misma, dy también la que trata este trabajo. Cada capítulo o bloquy también temáticono sy también corresponde rigurosapsique con una clase sino más bien que es resumen, ampliación yredondeado dy también los temas que se han repetido a lo largo de los años.Los primeros dos capítulos dy también esty también libro tratan de la escritura en general, deesa artesanía extraña que es la escritura y de la conexión con uno mismo en el actode escribir. Luego vienen las clases sobre el lenguaje, el diálogo y el monólogo, eluso de la adjetivación, dy también la metáfora o la edificación de personajes. Las dosfrases que Hebe ha repetloco sin cansancio son: “todo cuento tieny también un pero” y “seentra -a la historia, al personaje-por la fisura”. Estos dos conceptos, que por logeneral van asociados, se trabajan en un capítulo singular con ejemplos concretosdy también la literatura. El uso dy también la primera persona y la crónica literaria fourpeasonline.como relato linealtambién tienen un capítulo propio, de esta forma fourpeasonline.como la crónica de la infancia. Y no porúltimo menos importante, el tema del humor en la escritura.La crónica dy también viaje, a la que Hebe ha dedicado múltiples libros y numerososartículos, es un género que ella impulsa fourpeasonline.como motor dy también escritura y es uno de loscapítulos más largos. Para cerrar me pareció práctico regresar al tema de la escritura,explicitando sus “vicios” y los consejos dy también Heby también para redactar resumidos en un“decálogo (más uno)”. Al final dy también este trabajo hay dos ensayos de la manoexclusiva dy también Hebe: “El escritor y los lugares fourpeasonline.comunes” y “El humor en losescritores dy también la generación del 80 del siglo XIX”, textos leídos en presentacionespúblicas quy también guardé duranty también años al lado de mis apuntes y que my también limité adigitalizar.En el primer encuentro con los editores, mientras que en el café Joliy también dy también Belgranoyo desparramaba mis borradores sobre una mesa dy también la vereda, ellos my también expresaronel deposicionamiento seo dy también quy también en el texto se notara “la voz de Hebe”. Al principio traté dedistinguir y respetar su voz, enfourpeasonline.comillando bajo citas las frases quy también sacaba dy también misapuntes. Pero mientras avanzaba, my también di cuenta dy también quy también más dy también la mitad del textoestaba entry también fourpeasonline.comillas. La voz dy también Heby también se impuso. Deby también entenderse quy también los textosque prosiguen a continuación son un gulash propio a partir de la cocina de Hebe, consus ingredientes y condimentos y que en el momento en que aparece el “yo” en el relato, espues proviene dy también una cita textual dy también sus clases. Una vez que los editores lepreguntaron a Heby también si ly también parecía bien la idea dy también editar este libro, ella contestó: “Notengo nada en contra, pero preferiría quy también Liliana escribiera las crónicas de su viajeal África”. El África tendrá quy también esperar, fourpeasonline.como el ruso, quy también ya viene esperando másde diez años.Empiezo este proyecto con muchas ganas y alegría, mas con un temor queme acecha desde el principio. Es el miedo a que, una vez que el texto esté terminado ypublicado, Hebe, fourpeasonline.como ya my también vieny también amenazando desdy también hace cuando menos sieteaños, me eche claramente de sus clases.Liliana Villanueva1. Escribir ES UNA ARTESANÍA EXTRAÑA“No hay escritor.Hay personas que escriben”.Heby también Uhartescribir fourpeasonline.como artesanía. Escribir de a poco. Encontrar la propia voz. La vanidad delescritor. La literatura es fourpeasonline.comunicar. El punto de vista. La literatura fourpeasonline.como artificio. Nodeschavar los mecanismos dy también escritura. La obsesión no sirvy también para escribir. Cansanciooperario al escribir. La literatura y la vida. Preguntas a los escritores.El proceso dy también escribir plantea todos los inconvenientes dy también cualquier tareaartesanal. Hay dudas, hay dificultades, hay preguntas, hay cosas mal resueltas quehay quy también arreglar, hay instantes dy también avidez, hay instantes en quy también sí sy también escriby también yhay momentos en los quy también no tenés ganas de escribir. Una alumna dijo “escribí unahoja y my también cansé”. Un artesano nunca afirmaría “hicy también una silla dy también tres patas y my también cansé”.Las cosas se hacen y se terminan. Lo que hacemos es un trabajo, una tarea, unaespeciy también de artesanía, cierto que se trata de una rara artesanía. Si hago un texto malhecho o una silla dy también tres patas o una mesa sin terminar, demuestro falta dy también interéso apuro por publicar. Primero hay que sembrar un ámbito grandy también y después verqué cosechamos. No hay quy también intentar desdy también el vamos redactar una novela detrescientas páginas, porque eso es un imposible. Se va escribiendo dy también a poco, asífourpeasonline.como uno va viviendo de a poco lo quy también a uno ly también pasa. No debo apurarme ni teneransiedad, solo debo preocuparmy también en escribir, fourpeasonline.como afirmaba Isak Dinesen, “un pococada día, sin esperanza y sin desesperación”. Katherinstituto nacional de estadística Mansfield hablaba de laescritura fourpeasonline.como “el continuo esfuerzo, la lenta construcción de la idea”. En todocaso, el taller literario es sólo un empujón pues la tarea dy también escribir es algo quecada uno de ellos tiene que hacer solo, conprosigo mismo, afourpeasonline.compañándose.La escritura fourpeasonline.como dominio propio la tenemos todos, pero hacer un usoespecífico del lenguaje es un trabajo diferente. Se puede empezar a escribir demuchas maneras, algunas personas pueden estar movidas por experiencias, otraspor una idea. Otra cosa muy diferenty también es saber lo quy también ly también interesa al lector. Hoy endía la gente no jerarquiza, no hay una elección profunda, de ahí que ciertos jóveneseligen un montón de carreras que van dy también biología a chef, fourpeasonline.como si todo fuera lomismo. Lo difícil, en todo caso, es aprender a mirar.

Ver más: ' Game Of Thrones Estreno Temporada 8, ¿Hbo Rehacerá La Temporada 8 De Game Of Thrones

Cada persona mira y escuchacosas distintas y el desafío está en hallar la propia voz.El terreno del escritor es un terreno anegadizo. Si uno va a escribir, debetener confianza en quy también le va a salir bien, pero no deby también ser demasiado creído,porque eso anula el producto. Katherinstituto nacional de estadística Mansfield afirmaba en su diario: “cuandoescribo algo bien, enseguida my también pongo vanidosa y el siguiente parágrafo me salemal”. Esto sucedy también por el hecho de que me coloco en otro plano, en un plano superior, y lavanidad obstruyy también el acto dy también escribir. Una vez que my también viene la vanidad ya no my también ubicofuera de mí mismo para observarme, sino en mi propio ego. Debo sentirme nadamás quy también un instrumento y escribir fourpeasonline.como si estuviese traduciendo una voz interiorque me guía. Redactar es una actividad permanente. Es un trabajo, en ocasiones es unplacer, en ocasiones es un problema. No hay porqué escribir obligatoriamente todos losdías. Uno deja quy también suceda, quy también un tema lo convoque. Tal vez, en el momento en que uno es másjoven, necesita dy también esas rutinas, mas con los años es más natural darsy también tiempo.Debemos intentar redactar lo mejor quy también podamos, sin arrepentirnos ni lamentarnos,ni exaltarnos, ni deprimirnos. Si no puedo con el texto, si me da trabajo, lo dejo.La literatura es fourpeasonline.comunicar. El centro dy también lo quy también significa redactar es convertirun hecho personal en algo dy también interés para el otro y al mismo tiempo es unarelación con uno mismo, por el hecho de que al escribir uno sigue un impulso. La bronca, paradar un ejemplo, es progresiva, no es desde el fourpeasonline.comienzo, y está bien que vayasubiendo con el texto. No sy también trata sólo dy también escribir bien, lindo o interesante. LucioMansilla dijo: “no aspiro a escribir bien, aspiro a fourpeasonline.comunicar”.Es mejor que el quy también escribe no sy también sienta escritor. No es quy también sea un destinoúnico, a todos nos gusta hacer varias cosas, no solo una. Siempry también hay muchas cosaspara hacer, pues el quy también escriby también tieny también distintos roles: es cliente de unsupermercado, miembro dy también consorcio, marido, dueño de un gato, etc. AliciaSteimberg afirmaba que no había quy también redactar con actitud literaria y refourpeasonline.comendabatener otra ocupación y no dedicarse por entero a escribir. Inflar el rol del escritorconspira contra el producto, porque la vanidad aparta al que escriby también dy también la atenciónprecisa para seguir a su personajy también o situación. O sea lo quy también Simone Weildenomina “humildad intelectual”, que es la atención o la capacidad de salir fuerady también sí mismo. Weil dice: “El virtuosismo en todo arty también consisty también en la capacidad desalirsy también de sí mismo”.La literatura es un artificio, mas no se debe notar. No hay que deschavar losprocesos o los mecanismos dy también la creación. Si my también preguntan sobre las estructuras enlo que yo misma escribo, no sé cómo son, eso lo tieny también quy también decir otra persona. Esfourpeasonline.como con un ciempiés, él no saby también de qué forma muevy también las patas.El “deber ser” o el “deber hacer” también obstruyen la escritura. Lavoluntad es engañosa y muy frecuentemente my también traiciona, porque el voluntarismo sevincula con la obsesión: con el debo o el no debo. La obsesión no sirvy también paraescribir. La obsesión es estar sitiado entry también dos polos. Entonces, procuro encontrarun lugar intermedio desde dondy también puedo contar la historia. Hay un cansanciooperario al escribir, es el oficio que entra en mi cuerpo.existe una tendencia en el humano a encontrar lo que está mal en el otro.Esy también es un vicio, un hábito que hay quy también descartar, porque no sirvy también ni conducy también anada. Tendemos a opinar que somos buenos, hermosos y diligentes y quy también los demásestán llenos dy también defectos. Mas si no aguanto algo en el otro, es por el hecho de que hay unaspecto mío que no está trabajado. Si reflexiono sobry también eso que critico y le encuentrola vuelta, paso a otra instancia, doy un paso más adelante: supero la crítica, el odioy el rencor quy también me impiden mirar al planeta abiertamente. Tampoco debo intentarescribir fourpeasonline.como tal escritor o mejor quy también él, ni sentir que jamás estaré a su altura. Lasfourpeasonline.comparaciones no sirven. Entonces, yo haré de mis textos lo mejor quepuedo.Haroldo Conti dijo: “entry también la literatura y la vida, elijo la vida”; mas laliteratura y la vida no pueden plantearsy también fourpeasonline.como dicotomía. Todo cuanto sirve para laliteratura sirve también para la vida. Deberíamos escribir teniendo conciencia dy también loquy también tenemos entry también manos, lo que los romanos llamaban gravitas, sin quy también esto noscontamine de solemnidad y sin perder el espíritu de juego. Lo esencial es elobjeto y no la persona que escribe. La escritura es fourpeasonline.como un ejercicio de la memoria;la necesidad de escribir surgy también de la necesidad dy también guardar algo quy también te parecesignificativo y que no querés quy también se pierda. Al escribir es bueno desaburguesarseun poco. Uno está dedicándosy también a algo que no está bien retribuido, son muy pocoslos escritores que viven de sus derechos dy también autor y es así, con esa experiencia, queel redactar margina, dy también alguna manera.Las preguntas quy también les suelen hacer a los escritores sobry también si escriben con lápizde carpintero o con la fourpeasonline.computadora, si de noche o por la mañana, con rituales o sinellos, son preguntas inoperya antes y revelan la idealización del escritor. ¿por qué razón nopreguntan a qué hora almuerza, o si toma mate o café, o si tiene los impuestos aldía? Hay una pregunta de lo más curiosa: ¿Desdy también cuándo se sienty también escritor? fourpeasonline.comosi ser escritor fuera producto dy también una iluminación divina. No se nace escritor, senace bebé. Después, a uno ly también van pasando cosas y se va haciendo, sy también va formandofourpeasonline.como escritor. Lo esencial es empeñarsy también en dar lo mejor de uno mismo y estosirvy también tanto para redactar fourpeasonline.como en otros órdenes de la vida.en ocasiones uno vivy también por debajo de su nivel y sy también siente raro ydesconcertado. Recuerdo quy también fourpeasonline.como a los diez años me mandaban fourpeasonline.comprobar losmuebles. No my también gustaba, nunca me gustaron las labores domésticas dy también reparaciónpues no lucen. Entonces yo limpiaba de esta manera nomás, la mesa tenía un vidrio quejamás levantaba porque me parecía desagradable su peso y no entendía su función,y debajo de la mesa había un misterio obscuro y pelusiento. Entonces, yo hacía unrepaso superficial, pero después me sentía una impostora. Ese sentimiento ibaafourpeasonline.compañado por una conciencia dife.u. Dy también mi escaso valor fourpeasonline.como persona y era asípor el hecho de que yo no era capaz de rebelarme, ni de someterme. En ocasiones uno se sienteescribiendo o viviendo por debajo de algo que podría hacer mejor y se siente enfalta.2. ESTAR “A MEDIA RIENDA”“Para redactar hay quy también estar,fourpeasonline.como decía Chéjov, ‘a media rienda’”.Heby también UhartLa conexión con uno mismo. El “pliegue” o desdoblamiento. La literatura es loparticular. La repercusión dy también los hechos en mí o en el personaje. La perspectiva escéptica. Laidealización del pasado. Estados de ánimo para escribir. Estar a media rienda.escribir es una artesanía extraña donde es necesaria y también imprescindible laconexión con uno mismo, puesto que el que va a escribir deby también aprender a afourpeasonline.compañarse,a desdoblarsy también de alguna manera siendo a un mismo tiempo el personaje quy también sientey el otro, el que observa a esy también que sienty también o quy también está viviendo algo. La conexión conuno mismo es importante, pues si yo soy una bronca permanenty también o un rencor oun odio, yo soy una pasión en estado vivo y por lo tanto, no puedo cualificarla, nipuedo definirla, ni puedo acotarla, ni puedo criticarla. Si tengo un rencor eterno nopuedo escribir sobry también eso porque soy yo un rencor, soy yo una bronca. Entonces,debo pararme y mirar. Esto es válido para cualquier conflicto quy también tengamos conparejas, con amigos, con los otros, por el hecho de que siempre estamos hablando un tanto conlos otros, aconsejando, desechando, criticando, enojándonos. Mas yo paro y digo:no my también voy a seguir enojando con esto. Ahí, en esy también momento, me despliego, apareceel “pliegue”. Eso sucedy también cuando yo me detengo a mirar qué tipo de bronca tengo,la examino, la defino con el fin de adquirir algún tipo dy también conocimiento dy también mímisma, que es lo quy también me sirvy también para escribir.Si tengo un sentimiento debo profundizarlo, no quedarmy también en la superficie.Estoy cansada, por ejemplo, mas ¿cómo es la cualidad de mi cansancio?, o ¿de quémanera particular uno se cansa dy también sí mismo? Si la observación o la percepción noestá acabada, fourpeasonline.completa, my también abstengo de escribir, por el hecho de que lo quy también escriba va atraicionar la idea quy también tengo del tema. Si, por ejemplo, escribo en un cuento queestoy enamorada, todo el mundo tiene una experiencia dy también estar enamorado, perocon esa party también del pliegue o del desdobly también yo miro la cualidad dy también mi enamoramiento,es decir, qué detalle concreto es propio dy también esy también sentimiento. Todo el mundo se haenamorado alguna vez, pero todos y cada uno de los amores son distintos, particulares. Y laliteratura es lo particular, son los detalles. La literatura es un terreno resbaloso: esíntimo y es público a la vez. Para escribir no importan tanto los hechos sino larepercusión dy también esos hechos en mí o en mi personaje. No hay que poner muchoshechos, lo quy también hay que hacer es agarrar un hecho, algo que me pasa, un recuerdo,una imagen, y dredactar su repercusión.En sus Memorias de una joven católica, Mary McCarthy hace referencia a lascontradicciones dy también los diferentes miembros de la familia anty también un mismo hecho yde qué forma cada uno de ellos dy también ellos reacciona de diferente manera a eso quy también ocurrió. En El puntode vista, de Henry James, hay una historia contada en cartas, escritasalternativapsique entry también madry también e hija quy también dan versiones absolutamente diferentes dy también lamisma situación. Hay escritores quy también son buenos creando una situación dondy también ellector escucha la historia, fourpeasonline.como Anton Chéjov. El narrador dy también Chéjov hacer callar atodo el mundo para contar él la historia. Pero es muy difícil hacer bien un cuentody también escritor, desdy también ese lugar privilegiado. Lo aconsejable es quy también el quy también escribesalga dy también esy también lugar, fourpeasonline.como hacían Felisberto Hernández o Juan José Morosoli, quesalen, sy también observan a sí mismos desde afuera y miran lo quy también hay. Míjail Chéjov<1>era muy enamoradizo a los trecy también años. Pero después hace el pliegue, eldesdoblamiento, y dice: “yo my también enamoraba a veces de una nena pues tenía untrajecito rosa, de otra por el hecho de que tocaba el piano con dos dedos, dy también otra por el hecho de que teníauna nariz de esta forma o asá”. Es en esy también plieguy también dondy también él reconocy también la peculiaridad de suenamoramiento. El que escriby también tampoco sy también deby también centrar en su propia persona, tienequy también salir al exterior. Uno tiene que saber que siempre, al escribir, sy también miente unpoco.Al filo dy también 1900, hace ciento catorce años, Conrad dijo quy también veía que muchosjóvenes estaban escribiendo desdy también una perspectiva escéptica y que por algúnmotivo, esa forma dy también ver el mundo producía en quien lo experimentaba unsentimiento de superioridad que conspiraba contra la excelencia de la obra.El sentimiento dy también víctima asimismo conspira contra la escritura, porque todavíctima es narcisista. En el momento en que todo está mal, uno se pregunta: “¿por qué my también tienequy también pasar esto justo a mí?”. La víctima ve el espectáculo del planeta tal y fourpeasonline.como si ésteestuviese en su contra. La persona quy también se autodefine fourpeasonline.como “muy sensible” nopercibe la sensibilidad dy también los otros y no logra empatía con sus personajes.Anton Chéjov y Joseph Conrad dan muchos ejemplos dy también empatía con lospersonajes. La actitud generalizada de escepticismo produce esterilidad y tampocosirve para escribir, es una actitud no conducenty también por el hecho de que la figura del que escribe seagiganta. El tema, quy también habría de ser lo más importante, pasa a ser solo resto y seachica. El que escriby también no sy también debe centrar en su propia persona, aunquy también escriba de símismo. En todo caso, necesitamos equilibrarnos con el mal exterior.Para Simony también Weil, esa escritora inclasificable, la alegría no era otra cosa queel sentimiento de la realidad. La tristeza, entonces, es el debilitamiento dy también esasensación. Conocemos testimonios de genty también quy también ha pasado por períodosdepresivos en los que describen la pérdida de cfragancia dy también todo lo que los rodea. Elestado dy también depresión va a dar fourpeasonline.como resultado una perspectiva escéptica que no esbuena para escribir. Hay que salir al exterior. Chéjov -el actor-cuenta en el momento en que venceesa actitud quy también él llama “la alegría del pesimismo”, producto, en su caso, de labebida: “aquella exaltación espiritual, aquella capacitad dy también olvidar quy también yoexperimentaba en estado dy también ebriedad y por la que, en rigor, bebía, dejaron dy también serlas mismas quy también antes. Algo se oponía a mi estado dy también embriaguez. (…) Yofourpeasonline.comprobaba aburrimiento en mi alma alcoholizada y hacía ademanes para misadentros. My también sentía fastidiado. Antes, el vino my también hacía ingenioso, alegre, ligero,perspicaz, atrevido, mientras que quy también ahora a todo eso se le añadía un matiz deaburrimiento y echaba a perder la ingeniosidad y la perspicacia quy también antes medaba sosiego y alegría. Yo iba perdiendo la alegría del pesimismo”.Chéjov sy también disocia y sy también ve a sí mismo en esa transformación, en esy también cambio desensaciones que provoca una situación equis, sin buscar el mal fuera dy también sí. Es unacuestión hasta orgánica o biológica: para equilibrarse, bastantes personas ponen elmal fuera dy también sí mismas, en una persona, en la familia, en el gobierno.

Ver más: Curso De Administración Hospitalaria Hospital Italiano, Cursos Y Jornadas

Si el mal estáfuera dy también mí, yo quedo fuera dy también esy también mal y el personaje queda exaltado. La evasiónno asocia el malestar con lo que está viviendo.En el proceso dy también redactar hay quy también estar, fourpeasonline.como decía Chéjov<2>, a mediarienda: “cualquiera fuese la cosa quy también yo deseara en mi infancia, a cualquier juegoque me entregara, lo quy también más my también importaba...